Posicionamiento SEO basado en Inteligencia Artificial

© Copyright 2021 magicseo.
 

¿Larga o reducida lista de catálogo para una eCommerce?

Una tienda online de 10

 

Cuando se estrena un nuevo negocio hay que tener en cuenta diversas cosas para que ninguna se pase por alto. La variedad de productos y de servicios que ofrece una empresa es una de las partes que hay que cuidar más, ya que estas serán las que llamarán la atención de los clientes. En una tienda online no hay limitaciones de espacio, pero aun así, hay muchos aspectos que dependen del catálogo de la página web o de la política de marketing del negocio.

 

Un catálogo amplio

Como siempre, no todo es perfecto y por eso, hay que saber cuáles son los pros y los contras de ofrecer una larga lista del inventario de una tienda online.

Es verdad que a mayor variedad, se multiplican las posibilidades de venta y de esta manera, se amplía el horizonte de target para llegar a diferentes perfiles. Con esto, permite una mayor rotación de productos y su prestación constante de novedades. Además, ayuda al SEO porque se multiplican las palabras clave en las que se puede posicionar la página web.

Aun así, un largo catálogo conlleva diferentes puntos que no son del todo ventajosos para su gestión. Por ejemplo, incrementa  los costes y se requiere más tiempo y atención para el mantenimiento y para la inversión en marketing. También complica su logística, las tareas administrativas y la relación con los proveedores, la preparación y los clientes. A más almacenamiento, más necesidad de espacio. Y por último, pero no menos importante, complica el website. Es más fácil que un cliente abandone si no encuentra con facilidad lo que está buscando, de modo que obliga a tener herramientas de búsqueda avanzada.

 

Un catálogo más reducido

Siguiendo el mismo hilo que antes, con un catálogo más pequeño se maneja una menor cantidad de productos, de esta manera incrementa los riesgos y hay que estar seguro de lo que se está vendiendo y realizar mejores estudios de mercado. También disminuyen los clientes potenciales y hay que invertir más en marketing.  Además, hace que el negocio sea más vulnerable para la competencia.

No obstante, es más sencillo de manejar la web, los costes y la logística administrativa. Presenta un perfil más especializado aumentando el grado de conocimiento de cada producto. Además, a diferencia que un catálogo largo, requiere menos espació de almacenamiento y mejora los costes con los proveedores.

 

¿Entonces…?

La amplitud de los catálogos de productos de un comercio online no es una cuestión predeterminada. Primero, se definen las estrategias basadas en algunos productos estrella en los que confían y luego se aumenta (o no) las categorías de productos en función de los objetivos estratégicos.

Sea cual sea la decisión, se tendrán aspectos positivos y negativos. Con el ejemplo de Apple y Samsung quedará más que claro. Apple tiene poca variedad de productos, tanto en móviles, iPad o Macs. En cambio, Samsung tiene desde móviles hasta lavadoras y excavadoras. Las dos marcas han (y están) triunfado en el mercado. Por eso, hay que saber que el truco está en la estrategia.